Gozo: Presencia, Poder y Unción

28 de enero de 2013

Mi escudo y el cuerno de mi salud


Impresionantes las  palabras  del Rey David, el ungido  a través de este cántico que se registra en 2 de Crónicas, capítulo 22: 1 - 51,   dirigidas a Jehová Dios. David hablaba  a Jehová reconociéndolo como su fuente en todos los aspectos de su vida. Veamos algunas de esas palabras con las cuales David enamoraba a Jehová:
  • Mi  libertador.
  • Mi  roca.
  • Mi  fortaleza.
  • Dios fiel.
  • Mi Escudo.
  • Cuerno de mi salud
  • Mi refugio.
  • Mi salvador.

Examinemos en la Palabra de Dios, el cántico de David:


" ... 1 Y HABLO David á Jehová las palabras de este cántico, el día que Jehová le había librado de la mano de todos sus enemigos, y de la mano de Saúl.

Noten   el testimonio del Rey David,  habló a Jehová después de haberlo librado de la mano de todos los enemigos. Por lo tanto, nosotros podemos tener la plena confianza y seguridad que tenemos a un Dios grande y magnifico, quien no ha perdido ni una sola batalla, en ninguna área.

             2 Y dijo: Jehová es mi roca, y mi fortaleza, y mi libertador;

En Jehová podemos resguardarnos seguros, porque es nuestra roca, es nuestra fortaleza, igual nos podemos esconder en él  y  hallar  fuerza, porque Jehová nos liberta de cualquier situación que nos sobrevenga, al igual que lo hizo con su siervo David, nosotros podemos confiar plenamente en él.

        " ...  3 Dios de mi roca, en él confiaré: Mi escudo, y el cuerno de mi salud, mi fortaleza, y mi refugio; Mi salvador, que me librarás de violencia.... "





El cuerno de mi salud, significa liberación,  pensemos en los usos dados al cuerno o en lo que encierra un cuerno :


  • Sonido de guerra y liberación 
  • Aceite ungido.
  • Óleo para aplicarse y ser sanado.
  • Un cuerno encierra poder, poder de Dios.
  • Poder sanador de lo alto.
  • Porta unción sanadora, liberadora.
  • Óleo refrescante de sanidad, de fuerza.
  • Óleo de protección.
  • Oleo de revestimiento santo, que impide al enemigo penetrar y atormentar.
  • Magnífica unción.
  • Salud.
  • Gloria.
  • Poder.
  • Paz.
  • Cerco o vallado.
  • Sonido de victoria.

Cuerno espirtual poderoso, es un elemento de poder, de guerra, sonido de victoria fluyendo desde el altar del Trono de Jehová para con sus escogidos, para con los que se someten, los que se rinden a HaShem, al eterno Jehová, para los que no retienen nada, ninguna área, los que todo lo entregan al poderoso Jehová y confían en Él.

Esa unción que rodeó a David, lo resguardó, sus enemigos no prevalecieron,  pero David confiaba, aguardaba la salvación de Jehová. Ese olor fragante atrae  al Padre,  desata su gracia  y favor. Jehová se derrite ante una adoración de esa magnitud, como la de David. Atráelo, ámalo, sírvele, no retengas ninguna área de tu vida, entrega todo...  totalmente, sin barreras. 

Sumérgete en su amor, en su Presencia, en su esplendor, en su gloria, en su sabiduría, en la  hermosura de Jehová. Introdúcete en el río de Jehová, refréscate, suelta las cargas, suelta los afanes, no razones, solamente cree, déjate llevar por las aguas cristalinas y purificantes de Elohim, descansa, confía, cree, ríndete. Y verás el poder sanador sobrenatural, contenido en el " cuerno de mi salud" desde el ámbito espiritual desciende para quienes le aman, le anhelan, le admiran y se rinden en profundo amor.


Por otra parte, que poderoso testimonio el de David,  acerca de nuestro maravilloso Dios y Padre, amén. Continúemos leyendo el registro bíblico:

   
         4 Invocaré á Jehová, digno de ser loado. Y seré salvo de mis enemigos.
             5 Cuando me cercaron ondas de muerte, Y arroyos de iniquidad me asombraron,
         6 Me rodearon los dolores del infierno, Y me tomaron descuidado lazos de muerte.
         7 Tuve angustia, invoqué á Jehová, Y clamé á mi Dios: Y él oyó mi voz desde su templo; Llegó mi clamor á sus oídos. 


Invoquemos a Jehová en todo tiempo. Cualquiera que sea la situación, el desierto, la enfermedad, el diagnóstico, opresiones,  las amenazas, peligros, deslealtad,  la escasez, desempleo o despidos, hipotecas, facturas acumuladas por no tener trabajo,crisis   o  como se llame la situación que te viene oprimiendo.

No debemos de tener temor. estamos bajo el cuidado del hacedor del universo,  como dice el versículo 7, Jehová oye desde su templo, nuestro clamor llega hasta sus oídos.

Estamos  aún mejor que el Rey  David,  porque nosotros tenemos la sangre de Jesús,  el nombre de Jesús y al Espíritu Santo de forma permanente,  para entrar confiadamente ante el Trono de la Gracia.

" ...  Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. ... " Hebreos 4: 16

Continuemos examinando el cántico de David:


         8 La tierra se removió, y tembló; Los fundamentos de los cielos fueron movidos, Y se estremecieron, porque él se airó.
             9 Subió humo de sus narices, Y de su boca fuego consumidor, Por el cual se encendieron carbones.
             10 Y abajo los cielos, y descendió: Una oscuridad debajo de sus pies.
             11 Subió sobre el querubín, y voló: Aparecióse sobre las alas del viento.
             12 Puso tinieblas alrededor de sí á modo de pabellones; Aguas negras y espesas nubes.            
13 Del resplandor de su presencia Se encendieron ascuas ardientes.
         14 Jehová tronó desde los cielos, Y el Altísimo dió su voz;
         15 Arrojó saetas, y desbaratólos; Relampagueó, y consumiólos.
         16 Entonces aparecieron los manantiales de la mar, Y los fundamentos del mundo fueron descubiertos, A la reprensión de Jehová, Al resoplido del aliento de su nariz.
         17 Extendió su mano de lo alto, y arrebatóme, Y sacóme de copiosas aguas.
         18 Libróme de fuertes enemigos, De aquellos que me aborrecían, los cuales eran más fuertes que yo.
         19 Asaltáronme en el día de mi calamidad; Mas Jehová fué mi sostén.            
20 Sacóme á anchura; Libróme, porque puso su voluntad en mí. 

Podemos ver, que Jehová  se airó contra los que le hacían mal a su siervo David, y actuó, arrebató, sacó, libró, sostuvo. Nosotros podemos estar seguros, que también nos defenderá y peleará por nosotros, defenderá nuestra causa, en el tiempo correcto. 


Sin embargo, noten las características que David manifestó, que le merecieron el favor de Jehová:

 
         21 Remuneróme Jehová conforme á mi justicia: Y conforme á la limpieza de mis manos, me dió la paga.
         22 Porque yo guardé los caminos de Jehová; Y no me aparté impíamente de mi Dios.
             23 Porque delante de mí tengo todas sus ordenanzas; Y atento á sus fueros, no me retiraré de ellos.
         24 Y fuí íntegro para con él, Y guardéme de mi iniquidad.
         25 Remuneróme por tanto Jehová conforme á mi justicia, Y conforme á mi limpieza delante de sus ojos.
         26 Con el bueno eres benigno, Y con el íntegro te muestras íntegro; 

Por supuesto, que no con cualquiera hará maravillas, ni peleará, veamos los factores que son necesarios para contar con la ayuda de Jehová y con su favor:

  • Es necesario la justicia.
  • Ser limpio de manos, o sea que no se nos impute ninguna rebelión.
  • Debemos guardar todas sus ordenanzas.
  • Estar atentos a lo que Jehová nos hable y ser obedientes. 
  • Ser personas íntegras, cabales, de un solo ánimo, fieles.
  • No permitir que semilla  alguna de maldad, de iniquidad germine en nuestro corazón.
  • Debemos ser limpios espiritualmente, santos. 
         27 Limpio eres para con el limpio, Mas con el perverso eres rígido.
         28 Y tú salvas al pueblo humilde; Mas tus ojos sobre los altivos, para abatirlos.
             29 Porque tú eres mi lámpara, oh Jehová: Jehová da luz á mis tinieblas. 

Noten la paga de los perversos, de los altivos. Debemos ser cuidadosos en  la relación que tengamos con nuestro amado Padre Celestial, porque si amamos Su Palabra y la obedecemos, entonces tendremos la luz de Jehová y él será nuestra lámpara que nos libra de tropezar.

Por otra parte, así como en el pasado David fue un guerrero, peleaba contra ejércitos y enemigos carnales, nosotros en la actualidad peleamos contra huestes espirituales de maldad.

  Jehová nos da poder para romper y vencer cualquier ejército de las tinieblas,  en nuestras vidas o familia, con Jehová saltaremos las murallas que el enemigo ponga, por medio  de la oración y clamor,  intercesión,  guerra espiritual, doblando rodillas, ayunando, en santidad, en obediencia.

  Postrándonos ante el Trono de la gracia en el nombre de Jesús de Nazareth, quien venció en la cruz  pagando  el precio de  nuestras  victorias, además tenemos la unción del Espíritu Santo de Dios. Amén




  30 Porque en ti romperé ejércitos, Y con mi Dios saltaré las murallas
             31 Dios, perfecto su camino: La palabra de Jehová purificada, Escudo es de todos los que en él                      esperan.

             32 Porque ¿qué Dios hay sino Jehová? ¿O quién es fuerte sino nuestro Dios?
         33 Dios es el que con virtud me corrobora, y el que despeja mi camino;            
34 El que hace mis pies como de ciervas, Y el que me asienta en mis alturas;

Debemos tener claro, que Jehová permite situaciones, no las envía, sin embargo,  por medio de esos procesos Jehová nos refina, nos pule, nos forma, purifica nuestra fe, purifica nuestra confianza, nuestra integridad es pasada por fuego, es necesario ser formados en la  disciplina de orar, leer la Palabra de Dios, buscar la  Presencia de Dios, esa intimidad en lo secreto,  ayuno, intercesión, clamar, humillarnos delante del Trono de Dios, pedir socorro.
  En los diferentes procesos que vivimos nosotros y nuestras familias,  la fe se va fortaleciendo, la confianza en Dios, nuestro agradecimiento nos va a impulsar a amarlo cada día más, a adorarle continuamente, ser una adoración en todo lo que hacemos porque llena nuestra mente, nuestros pensamientos, su Palabra fluye como río constante desde nuestro interior.

Es por esa convicción que David declara lo siguiente:


         35 El que enseña mis manos para la pelea, y da que con mis brazos quiebre el arco de acero.
         36 Tú me diste asimismo el escudo de tu salud, Y tu benignidad me ha acrecentado.
             37 Tú ensanchaste mis pasos debajo de mí, Para que no titubeasen mis rodillas.
         38 Perseguiré á mis enemigos, y quebrantarélos; Y no me volveré hasta que los acabe.
             39 Los consumiré, y los heriré, y no se levantarán; Y caerán debajo de mis pies.
             40 Ceñísteme de fortaleza para la batalla, Y postraste debajo de mí los que contra mí se levantaron.


         41 Tú me diste la cerviz de mis enemigos, De mis aborrecedores, y que yo los destruyese.
             42 Miraron, y no hubo quien los librase; A Jehová, mas no les respondió.
         43 Yo los desmenuzaré como polvo de la tierra; Hollarélos como á lodo de las plazas, y los disiparé.
             44 Tú me libraste de contiendas de pueblos: Tú me guardaste para que fuese cabeza de gentes: Pueblos que no conocía, me sirvieron.
             45 Los extraños titubeaban á mí: En oyendo, me obedecían.
             46 Los extraños desfallecían, Y temblaban en sus escondrijos.
         47 Viva Jehová, y sea bendita mi roca; Sea ensalzado el Dios, la roca de mi salvamento:
             48 El Dios que me ha vengado, Y sujeta los pueblos debajo de mí:

Plenamente cimentados en la confianza de tener al Todopoderoso e invensible Jehová,   no importa el problema, ni los enemigos, Jehová es poderoso para sacarnos de cualquier circunstancia, de   Egipto, del  horno de fuego, del  desierto
Cómo se llaman tus problemas, cuáles son los  enemigos que han llegado a tu casa, a tu familia.?
Sea cual sea el diseño del diablo no puede prevalecer ante el Varón de guerra, ante Jehová y por medio de la Sangre de Jesús en la cruz del Calvario, somos más que vencedores.



 Levántate como el guerrero o la guerrera de Dios, revestidos del poder de Su gloria, el enemigo tiene que huir y soltar el botín de guerra , todo lo que te haya quitado tiene que entregarlo y con intereses.

Continuemos examinando el testimonio del Rey David:

             49 Y que me saca de entre mis enemigos: Tu me sacaste en alto de entre los que se levantaron contra mi: Librásteme del varón de iniquidades.
         50 Por tanto yo te confesaré entre las gentes, oh Jehová, Y cantaré á tu nombre.
             51 El que engrandece las saludes de su rey, Y hace misericordia á su ungido, A David, y á su simiente, para siempre...."  Crónicas 22: 1- 51 

Gloria  a Dios, maravilloso testimonio de un Rey que amó, adoró, obedeció y exaltó a Jehová. La  gracia y las misericordias de Jehová hacia David se sellaron al venir el Señor Jesucristo como hombre a través del linaje de David.

Quieres amado y amada creerle a Dios, imitando  los pasos de nuestro SEÑOR Y salvador Jesucristo, obedeciendo de continuo, haciendo tu deleite en buscar la Presencia del Eterno Jehová.
Creyendo su Palabra, activando, arrebatando cuando recibas una  revelación, de algo sea para tu vida o tu familia, porque sabemos que Dios cumple Su Palabra, lo que habla lo hace si permanecemos fieles.

Entonces, serán lluvias de bendiciones las que andarán de continuo en tu vida en tu familia, porque tenemos a un Padre maravilloso, que nos cuida y nos colma de toda cosa buena.